Siente la...

 

Abres la puerta, una habitación blanca, con las cortinas corridas y la luz entra e ilumina la estancia, solo hay un sillón amplio en el centro de la sala, te sientas y frente a él la otra puerta, sabes que aun no puedes entrar que tienes que esperar. Te sientas y unos auriculares empiezan a sonar, los pones, y la música que suena, no la conoces, solo cierras los ojos y comienzas a sentir.
Cada golpe en la batería es uno de tus latidos, comienza lento, una voz suave e intensa comienza a cantar te das cuenta que es una mujer, joven, su soltura su calidez…parece que la conoces pero solo sientes como la música se acelera poco a poco y con ella tus latidos. La imaginas atlética, morena, sensual, hábil… es la voz de tus fantasías y seguro que tiene el cuerpo que sueñas…solo puede ser ella que con su voz logre erizar los pelos de tu cuerpo, que un escalofrío te recorra por completo.

El latido es más fuerte e intenso y la música se acelera, tu sabes que dentro de ti está el deseo y en cada compás la música se adentra más en ti y agarrota tus músculos.

No abres los ojos, no quieres despertar de esta fantasía, de este deseo que crece mas y mas dentro de ti y se alimenta a cada segundo, en cada cuerda de la guitarra, en cada sonido del violín, de esos desgarradores gritos que te provocan y te llaman…

Imaginas esa voz tan sensual detrás de ti, como poco a poco se acerca , aparece por tu derecha bailando exclusivamente para ti, la canción no para de sonar, solo estas tú y esa belleza cantando y bailando para ti, no sabes donde están los músicos pero no importa, tu mirada, tu atención, tu fantasía está frente a ti, cumpliéndose y tanto es el calor que desprenden tus vaqueros como el exceso de saliva, que no eres capaz de controlar, te dicen que esto no puede ser real, que la excitación tan intensa que sientes por la canción, por ese cuerpo tan exuberante, solo es producto de tu imaginación nada más y sientes su mano recorriendo tus brazos desnudos, como acarician suavemente tu piel.

Sus manos delicadas y su forma de tocarte contrasta con esos pantalones negros que lleva, tan ceñidos que parecen pintados y ese top, que no es más que un sujetador negro… y sigue la música… solo escuchas los instrumentos su lengua esta dentro de tu boca…diosss….como besa,….esto sí que no puede ser real.

Separa sus labios de ti y agarra tu camiseta y la levanta por encima de tu cabeza, ya no tienes frio solo calor, y la humedad que es más que notable entre tus piernas… ¡debo estar soñando!… te recuesta en el sofá, sabe perfectamente lo que quieres, solo te está dando lo que deseas... es como si te leyera la mente.

Tumbada en el sofá, se sienta encima de ti y sigue cantando esa canción que sin duda es melodía para tus oídos, como puede moverse así con tanta sensualidad, con tanta energía, un movimiento de cadera increíble…como está de buena, y como se mueve… bufff, resistir la tentación y no tocarla por temor a despertar de esta fantasía está resultando más complicado de lo que puedes aguantar.

Tus manos se colocan justo debajo de sus nalgas…la música no para, la canción es más y más intensa, no sabes lo que está diciendo pero es como si narrara la situación, sus manos agarran las tuyas y las llevan justo detrás de tu nuca, se saca ese minúsculo cinturón con el que crea unas esposas que te dejan maniatada.

Caliente, caliente… muy caliente… ella es ardiente y la canción, la postura, la sensualidad… el roce de sus nalgas con tu pubis, enciende la mecha de la dinamita que tienes dentro.

Estas a punto de sentir el calor dentro de tu vaquero…si esto es el infierno, que arda en él mil veces. Pero que no me despierte au,; que siga la música, que siga la chica, que no se acabe… ¿¿¿Y la chica??? ¡¡¡Se levanta!!! ¿¿¿A donde va???
A los pies del sofá, se pone de pie y comienza a bailar el solo de la batería, para interpretar los latidos de mi corazón, como son más fuertes y más penetrantes, como si mis ganas mi deseo marcaran el compas, el ritmo la música…boom, boom, boom, BOOM, un segundo en silencio y la chica pierde el equilibrio, se cae frágilmente sobre ti.
Indudablemente es perfecta, su pecho amortigua la suave caída, el calor de su piel aviva más el fuego que sientes dentro, sexy sexy…su perfume… su aroma…esencia de tentación…escogida especialmente para la ocasión, sin duda.

Su mano extendida entra dentro de tus vaqueros por encima de tu ropa interior, ella siente tu calor y tú la suavidad de su piel. Su mano se mueve como indica tu cerebro, es perfecta, su cuello en mi boca, mis labios en su piel, tendida sobre ti, comienza acariciar tu ser. No sabes que hace, ni siquiera como, sencillamente sientes un descontrol dentro de ti, un suave mordisco en su cuello consigue erizar su piel. El deseo es mutuo y las ganas irrefrenables, no sabes que está pasando solo sientes calor, desenfreno, locura, pasión…
Se mueve con gran habilidad y con una sutil maestría, no necesita sacarse ni una prenda de ropa para que desees tenerla entre tus brazos, entre tus labios, sientes el calor que desprende su cuerpo, y como sus dedos se adentran en tu sexo, poco a poco y lentamente, con cuidado, suave, pero intenso.

Como poder darle lo que recibes si esta maniatada, si te tiene presa de sus encantos, si sabe darte lo que piensas…ni te resistes, y sigue sonando la música... se adentra de ti, sus dedos son como la melodía, que no puedes dejar de escuchar, con una perfecta armonía y con toque de misticismo.

¿¿¿Pero qué es esto??? ¡¡¡DIOSS MIO…!!! ¿¿¿Que sucede, que ocurre??? No eres tú, es ella, la que te besa, y te deja sin aliento, la que lentamente baja por tu cuello, se para en tu pecho, mientras no puedes parar de mover tus caderas por la locura que estas sintiendo. Tu ombligo, tu gran debilidad, lo sabe!! Y ahí se va a quedar. Juega con su lengua, te lame y te besa y no puedes ni abrir los ojos , no quieres despertar de esta fantasía, que llegue el final de esta pasión que no aguantas más.

Ohhhh…. Sientes como tus músculos se estremecen y se tensan ligeramente a medida que sus dedos se adentran y se mueven, cuando juega con ese botón que enciende tu calor, tu humedad, tu sed, tu lujuria…no sabes que sucede, solo….mmmmm….. sientes…. Calor mucho calor, un fuego interno, una sed inapagable, su lengua en tu vientre, su mano bajo el pantalón sus dedos dentro de ti, y tu orgasmo a punto de llegar…. Y cuando estas a punto de ver el cielo, te demuestra que aun puedes disfrutar un poco más, al borde de tu gemido, alza su vista, y recorre tu cuerpo de nuevo, hasta llegar a tus boca, a tus labios, a tu lengua y antes de que puedas gritar y llegar a la cúspide de tu placer, te muestra que con el beso perfecto te deja sin apenas aliento, con el cuerpo rendido y con la pasión y el desenfreno bien servido.

J.h.E.f


Carrito  

producto (vacío)
Advertising

Novedades

Todas las Novedades

Directorio de Tiendas eróticas online